No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> Automotores

Jorge Luis Gambardella, presidente de FAPASA Exclusiones: una Defensa Frente al Alza de la Siniestralidad



La Argentina encabeza el ranking mundial de accidentes de tránsito: en ella se roba un vehículo cada seis minutos. Ambos factores conforman una siniestralidad en creciente aumento, que las aseguradoras deben contrarrestar. Las 4x4, los vehículos con gas, los autos de más de 15 años de antigüedad y los destinados a uso comercial se encuentran entre los excluidos de cobertura por muchas compañías.


Los resultados de un sondeo realizado sobre 1.400.000 vehículos proyectados a todo el parque automotor asegurado ponen en evidencia que el año pasado en la Argentina se habrían robado 80.000 rodados. La cantidad de heridos en accidentes con vehículos cubiertos se incrementó el 31% desde 1999, el monto de muertos subió el 8% en el último año: todos estos factores conforman una siniestralidad en incremento permanente. Esta realidad ha motivado que muchas compañías no aseguren las 4x4 (se roba 1 por cada 10 aseguradas), no suscriban pólizas contra robo de vehículos de una antigüedad mayor de 15 años, rechacen la cobertura de automotores equipados con gas y muestren una tendencia alcista en las tarifas.
Tales estadísticas forman parte de la base de datos de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS), que preside Roberto Sollitto. De ellas surge que los argentinos hemos ganado el lamentable récord mundial en accidentes de tránsito; el Gran Buenos Aires está primero en cantidad de vehículos robados y conductores accidentados, seguido por la Capital Federal, el resto de la provincia de Buenos Aires y las ciudades de Córdoba y Santa Fe.
Si se suma el robo de vehículos en 21 provincias del país, en todas ellas juntas se produce sólo el 12% del total de la Argentina. En el Gran Buenos Aires se registra el 42%, en Capital Federal el 18%, en el resto de la provincia de Buenos Aires también, en Córdoba y Santa Fe el 5% en cada una. Por ello, el hacinamiento y el anonimato de los grandes conglomerados urbanos parecen tener más peso en los robos que la pobreza en sí.
Las 4x4 lideran las preferencias de los ladrones, como también algunas marcas. El 26% de los vehículos robados son Fiat y el 18% Renault, mientras que los Peugeot y Ford ocupan aproximadamente el 11% del total de los sustraídos, según las estadísticas que maneja la AACS. Sumando todas las marcas, se considera que se roba un auto cada 6 minutos.
El titular de la Asociación destacó que aunque algunas compañías han decidido dejar de asegurar a las 4x4 porque no tienen cómo amortizar la alta frecuencia de robo que padecen, otras han optado por aceptarlas sólo si tienen instalados o admiten colocarle dispositivos que permitan su rápida localización y recuperación. Las aseguradoras debaten sobre cómo revertir la adversidad de los resultados técnicos que genera en la Argentina el seguro automotor, en escalada siniestral constantemente creciente en la última década. Así, en 1992 ésta era de 9,5 por mil y en el 2000 las cifras provisionales indicaban una virtual duplicación: 18 por mil.
Sollitto precisó que el detonante del incremento de la siniestralidad es multicausal: la mala conservación del parque automotor, la falta de verificación técnica por parte de las autoridades, el mal estado de algunas rutas, la agudización del desempleo, que lleva al incremento del uso de bicicletas y motonetas (frecuentes protagonistas de accidentes), al crecimiento del fraude, ocasionado también por la crisis económica y factores culturales que se agravan con el deterioro de las relaciones sociales.
"Hemos tenido muchas reuniones con las autoridades a fin de que colaboren con nosotros en la solución del problema. Es alarmante, por ejemplo, la cantidad de vehículos que circulan sin luces por la ruta poniendo en peligro la vida tanto de las personas que viajan en ellos como la de quienes se trasladan en vehículos en regla", destacó el titular de la AACS.
Sollitto explicó que los ladrones prefieren los vehículos nuevos, por eso la mayor tasa de robo se centra en aquellos que no superan los 5 años de antigüedad. Cuando sustraen los antiguos suelen hacerlo para venderlos a los desarmaderos, que están en estrecho contacto con vendedores de repuestos. Como uno de los motivos principales de la sustracción de vehículos es el contrabando, fundamentalmente hacia Paraguay y Bolivia, una política que combatiera seriamente la salida ilegal de vehículos tendría efectos muy benéficos en la reducción de los robos. El resto de los rodados sustraídos se utilizan para cometer ilícitos, para desguace o para fraude (autorrobo).

Exclusiones

Juan Derkacz, gerente de siniestros de autos de HSBC La Buenos Aires Seguros S.A., explicó a este medio que esa compañía asegura las 4x4 pero sólo si el cliente acepta que la aseguradora le instale un dispositivo que permita la rápida localización y recuperación del vehículo en caso de que fuera robado. El costo de tal dispositivo está incluido en el precio de la póliza.
Por norma, no aseguran contra robo a vehículos cuya antigüedad supere los 15 años, excluyen los autos alimentados a gas del sistema de tarifación por scoring (puntaje) y evalúan su suscripción o no en una póliza con tarifa plana.
"Actualmente, manejamos dos sistemas de tarifación, por puntaje y plano, con precio fijo. Hay clientes que primero contratan la póliza y después le anexan al vehículo los tubos de gas. En esos casos deben notificar a la compañía para saber si ésta acepta seguir cubriendo el vehículo en esas condiciones", comentó Sebastián Dabini, jefe de Planeamiento Comercial de la compañía.
La reserva que la aseguradora expresa hacia tales vehículos estriba fundamentalmente en que consideran que quien dota a su rodado de gas es porque piensa "andarlo" demasiado o darle un uso comercial.
"Para quien coloca tubos de gas tiene que haber una relación costo-beneficio para tal actitud: el valor del equipamiento se justifica si se amortiza con una mayor cantidad de kilómetros recorrida con combustible a menor precio", destacó Derkacz.
En relación con los vehículos de más de 15 años, la aseguradora los desdeña porque considera que el deterioro que tienen esos rodados por los años que llevan en funcionamiento los vuelve más vulnerables a los siniestros. "Es difícil que los frenos de un auto de veinte años de antigüedad funcionen tan bien como los de uno nuevo", precisó Dabini.
La compañía es taxativa con la exclusión de remises, aunque a menudo se enfrentan con autos asegurados como particulares, que sin embargo trabajan conduciendo pasajeros. "Investigamos los siniestros y cuando ocurren en un auto asegurado como particular pero explotado comercialmente, nos damos cuenta y no lo cubrimos".
La política de esa aseguradora es la de premiar a los buenos conductores con reducciones tarifarias cuando renuevan sus contratos y castigar a los malos con incrementos puntuales.
Si bien en los últimos años puede considerarse que ha habido un alza promedio del 10% en las tarifas, este porcentaje ha sido bastante mayor en quienes tenían antecedentes de siniestros e inexistente en los conductores prevenidos y cuidadosos del mantenimiento del vehículo.
"La compañía tiende a eliminar en el curso del tiempo la tarifación plana y a imponer el sistema por puntaje, lo cual repercutiría también en que los asegurados tengan un fuerte incentivo para la prevención", destacó Derkacz.

Perjuicio Doble

Marcelo Lohrmann, gerente de siniestros de La Caja de Ahorro y Seguro S.A., explicó que la compañía ha recibido dos impactos.
Uno, el aumento en la cantidad de robos de vehículos tanto de alta gama como de bajo precio. "Los primeros son robados para su venta posterior en otros países, el destino principal es el contrabando. Los segundos se hallan principalmente afectados por el autorrobo, son de difícil venta o están vinculados con productos prendarios, por eso incitan al fraude", precisó.
El titular de La Caja entendió, asimismo, que los autos de más de quince años suelen ser robados principalmente para ser desarmados y vender sus piezas como repuestos. Por eso, no los cubren contra robo.
El segundo impacto recibido, según Lohrmann, es el incremento de siniestros con lesiones y muertes, "pero las lesiones aumentaron más que las muertes". Esto ha desembocado no sólo en el aumento de los reclamos, sino también en el alza del porcentaje de reclamos que desembocan en demandas con carátulas judiciales más graves, por lo cual las aseguradoras se ven perjudicadas por partida doble. Adicionalmente, las mediaciones han provocado un incremento de los gastos. En la ciudad de Buenos Aires es obligatoria la mediación previa al juicio, pero esa mediación se tiene que registrar contablemente como juicio. "Entonces cuando alguien dice 'tengo 4.000 juicios' está incluyendo dentro de ese stock a las mediaciones".
De ahí que La Caja haya optado por achicar sus riesgos: por ahora no asegura a las tan robadas 4x4, con la excepción de aquellas radicadas en el Sur del país, y está evaluando la suscripción de ellas sólo para aquellos casos en los cuales tengan incorporados dispositivos que permitan la rápida recuperación ante robo. En definitiva, siguiendo la tendencia del actual mercado asegurador, la compañía ha tomado medidas frente a la pérdida de los buenos resultados que tenía años atrás. "El último año hemos estado equilibrados, ni ganamos ni perdimos, pero pretendemos recuperar el superávit".
Para ello, y haciendo gala de una tendencia que se impone progresivamente en el seguro automotor, apuestan a desdeñar los malos riesgos y a premiar con la tarifación por scoring (puntaje) a los mejores y más prevenidos conductores.

Marisa C. Rombolá

La Otra Cara de los Porcentajes

La estadística es una herramienta de indudable utilidad a la hora de trazar el panorama de un problema y planificar cómo resolverlo. Pero tiene una arista engañosa si no se la valora regional y exhaustivamente y se difunden sólo los resultados generales.
Cuando decimos que en la Argentina se roba un auto cada seis minutos, un habitante de la Patagonia tendría todo el derecho de sentirse ofendido por ser incluido en tal récord. En el Sur, el robo de vehículos es casi inexistente mientras que en el Gran Buenos Aires se concentran casi la mitad de todos los casos del país.
En algunas regiones del Norte del país la desnutrición y la pobreza superan con holgura a la de muchas áreas delictivamente críticas del conurbano bonaerense. Sin embargo esos habitantes no se vuelcan al delito como sí ocurre, por ejemplo, en La Matanza. ¿Cuál es la diferencia, entonces?
En primer lugar, vale destacar que una cosa es ser pobre y desnutrido en un ranchito con algunas gallinas y ovejas; otra, marginal. Cuando se rompe la trama social de la cual emerge un sujeto, no hay individuo, ley, ni grupo de pertenencia que pesen a la hora de actuar. El marginal es un síntoma de la ruptura de los lazos sociales que trae el hacinamiento, el desarraigo, la violencia de un entorno de pertenencia disgregado, el desempleo, la expulsión del sistema educativo.
Las estadísticas marcan el 42% de los robos ejecutados en el Gran Buenos Aires y 18% de ellos en la Capital Federal, pero sucede que una buena parte, sino la mayor, de los robos que suceden en la Capital son ejecutados por gente que se refugia en el conurbano bonaerense, en viviendas de emergencia o casas usurpadas en la ciudad.
Por eso, una política que apunte con seriedad a combatir el robo de vehículos (y el delito en general) debería empezar por implementar medidas económicas que permitan reestructurar la trama social que crea hacinados y marginales en un país despoblado y ávido de gente que lo ponga en marcha.

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial