No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> CREDITO Y CAUCION

Werner Jäger Soluciones no Convencionales de Transferencia de Riesgo Crediticio



El presente trabajo fue presentado por Werner Jäger, director gerente de la División de Créditos/Fianzas y Riesgos Políticos de Hannover Rückversicherungs-Aktiengesellschaft, Alemania, en el "XV Seminario Internacional" , organizado por la Asociación Panamericana de Fianzas (APF) entre el 25 y el 28 de marzo de 2001, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.


Soluciones Estructuradas

La transferencia no convencional de créditos es, obviamente, la contracara de la transferencia convencional de créditos. La transferencia convencional es algo que ya todos conocemos, se trata de la transferencia proporcional "uno a uno" de una cartera de créditos o, incluso, de un riesgo crediticio único. Pero también es cierto que cuando vemos una estructura no proporcional, no dudamos en catalogarla también como una solución convencional. No obstante, ya reconocemos su naturaleza estructurada, es decir, la clasificación de los elementos de la cartera por estratos. Lo conocemos de la protección de exceso de pérdida, ya sea desde el punto de vista del asegurador directo o del reasegurador. Por ende, hablar de una "solución estructurada" no es, en principio, un tema nuevo.
Pero, naturalmente, esto es así en principio solamente. La "transferencia alternativa de riesgos" (negocios TAR o ART) es mucho más compleja y sumamente especializada. El objetivo consiste en diseñar un modelo de transformación del riesgo mediante complejas técnicas actuariales. El riesgo original como tal, obviamente no desaparece. Pero, mediante el empleo de técnicas complejas de transformación y sobre la base de los parámetros individuales del riesgo, éste se clasifica en función de categorías al tiempo que es transformado en diferentes niveles de riesgo. Modelos actuariales sumamente complejos permiten determinar la probabilidad siniestral de la categoría de riesgo correspondiente y su adecuada tarifación. Para decirlo en términos sencillos: la solución estructurada es un instrumento inteligente que posibilita lograr una clasificación más precisa del riesgo. Permite al interesado seleccionar la categoría de ellos de acuerdo con su particular perfil y a un precio idealmente ajustado al mismo.
Pareciera que este ingenioso tipo de ingeniería financiera se ajusta mucho más a la preferencia de riesgo en particular del interesado que la primitiva transferencia individual que presupone, por ejemplo, una de las infames garantías financieras puras.
Pero, naturalmente, aparte de las técnicas complicadas, este tipo de transacción es sumamente complejo y debe ser diseñado a medida, por lo cual dista mucho todavía del nivel de uniformidad y estandarización habituales en nuestro negocio tradicional. Se requiere una gran dosis de pericia y una inversión considerable de tiempo para analizar, manejar y concretar este tipo de transacciones. Además de las soluciones vinculadas con la transferencia alternativa de riesgos descripta anteriormente, existe otro tipo de soluciones avanzadas. Las así llamadas soluciones finitas son más características de las transacciones bancarias que de los negocios vinculados con seguros. Ofrecen protección al balance con obligación de reembolso, y el elemento de transferencia de riesgo -mayormente por cuestiones impositivas- es, por lo general, bastante limitado.
Hay quienes sostienen que el aspecto fundamental de este segmento de productos son los conocimientos técnicos, la habilidad actuarial, la capacidad de estructurar la transacción: cuanto mejor estructurado esté el negocio, más atractivo parecerá. La técnica en sí es el activo dominante. El negocio subyacente -ya sea patrimonial, de daños o de crédito- carece de importancia. Me opongo decididamente a este criterio que sostiene que el actuario es el verdadero rey, aunque no sepa nada de seguro de crédito. Es fundamental contar con conocimientos profundos en esta materia.

¿En qué Segmentos de Productos se ven Soluciones Estructuradas?

Francamente, aún no hemos visto transacciones estructuradas en las operaciones comunes de fianzas. Ocurre prácticamente lo mismo en las operaciones tradicionales de crédito comercial, donde solamente se han registrado unos pocos casos. No existen motivos lógicos que impidan su empleo en estos segmentos de productos. En principio, cualquier cartera de cualquier tipo de activos debería prestarse a soluciones estructuradas. Entonces, ¿por qué no aplicamos soluciones estructuradas a las operaciones de crédito también? Mi respuesta es que, evidentemente, no existe en el mercado una necesidad urgente en tal sentido. Me pregunto cuál será la experiencia de ustedes. Tal vez se trate simplemente de una cuestión de evolución del mercado. Vemos ocasionalmente que el tenedor de una póliza tradicional de seguro de crédito convierte sus cuentas por cobrar en títulos valores respaldados por activos (asset-backed securities) . Emplea los servicios del seguro de crédito para mejorar el crédito y vende su registro de créditos actuales y futuros a un tercero. En muchas líneas financieras distintas del seguro de crédito tradicional, las operaciones con títulos valores con respaldo en activos son bastante comunes.
La gran mayoría de las soluciones estructuradas aparecen en el sector de las garantías financieras, tratándose éste de un segmento de productos con una reputación sumamente controvertida, por lo menos fuera de la comunidad de compañías experimentadas monorramo que se especializan en este segmento. No es éste el foro indicado para reabrir el debate acerca de los pros y las contras de las garantías financieras. Pero aun reconociendo que la finalidad indiscutida de las soluciones estructuradas consiste en limitar la transferencia de riesgo mediante el empleo de modelos no convencionales, no debemos perder de vista que el negocio subyacente sigue siendo una garantía financiera.
El desafío profesional consiste en encontrar un equilibrio lógico entre la naturaleza del riesgo inherente al producto básico y el mecanismo de transferencia empleado para mitigar el riesgo. Más allá de nuestro dominio técnico de las soluciones estructuradas, debemos definir con precisión nuestros criterios de suscripción. Debemos preguntar de dónde viene el negocio, qué motivaciones tiene quien lo generó y qué papel desempeñamos nosotros realmente en él.

¿De Dónde Viene el Negocio?

La situación varía ligeramente según uno sea un asegurador directo o un reasegurador. Indudablemente, la primera fuente será alguno de sus clientes o un socio comercial tradicional que está buscando una solución diferente para sus problemas. Ya mencioné anteriormente, a título de ejemplo, el caso del tenedor de una póliza tradicional de seguro de crédito que recurre a operaciones con títulos valores con respaldo en activos.
Una segunda fuente, y hoy en día la más activa, son los bancos, desempeñándose los bancos comerciales como originadores de negocios y los bancos de inversión como comercializadores y/o estructuradores. La tercera fuente son las compañías monorramo especializadas del sector de garantías financieras.
Otra fuente la conforman los competidores que buscan cooperación, lo que conocemos como coseguro. Por último, podemos mencionar la comunidad de los corredores quienes se están volcando cada vez más al segmento de nuevos productos.
Una alternativa de estrategia comercial podría consistir en seleccionar un número limitado de socios comerciales potenciales en función de su profesionalismo, posición en el mercado y calidad y motivaciones comerciales. Surge así la oportunidad de establecer una asociación estratégica que le permitirá, desde un primer momento, hacer valer su opinión en cuanto a tipo, calidad, estructura y condiciones del negocio, en lugar de limitarse a ser el mero receptor de un negocio previamente concretado.

¿Cuáles Podrían ser los Criterios de Suscripción?

A nuestro entender, un aspecto sumamente importante que hace a la calidad de la transacción es la motivación del socio. Corresponde preguntarse cuáles son los motivos que fundamentan el negocio. Es preciso que la motivación sea clara y aceptable. Debe ajustarse a las reglas básicas de los principios convencionales de nuestro negocio. Las que mencionamos a continuación favorecen al cliente: la creación de capacidad adicional, protección de balance no antiselectiva, y apoyo para una afinada asignación de capital o gestión de márgenes respectivamente.
Conforme a lo expuesto anteriormente, se mencionan a continuación algunos criterios de suscripción que consideramos aplicables:
- Una estricta preferencia por coberturas de cartera, que conlleva una sana diversificación del riesgo (en contraposición con la cobertura de un riesgo único).
- El factor antiselección debe ser sumamente limitado. Tal vez resulte imposible eliminarlo por completo, pero no debe ser el factor dominante.
- La probabilidad de siniestro debe ser suficientemente calculable. El riesgo se origina en un deterioro imprevisible de la calidad del riesgo o de su entorno. Esto significa que la calidad de los riesgos originales subyacentes y el riesgo de que ocurra el evento deben considerarse aceptables.
- La transferencia de riesgo debe limitarse mediante una estructura de mitigación de riesgo (en contraposición con una transferencia simple uno a uno).
- Es fundamental que exista entre las partes una coparticipación equitativa en los riesgos (y, por supuesto, en las ganancias). Insista siempre en fijar una participación adecuada en los riesgos por parte de su(s) socio(s). Procure eliminar los factores de motivación adversos (es decir, una mentalidad puramente mercantilista).
- La existencia de un potencial de arbitraje atractivo garantiza un buen margen de utilidades (podemos hacerlo a un valor inferior que el de nuestro socio y participar en su ahorro).
- Debe existir la posibilidad de identificar riesgos únicos y evaluar el crédito (conviene inclinarse por los riesgos identificados, deben evitarse las canastas " ciegas "). De este modo se puede lograr el seguimiento permanente del crédito y, fundamentalmente, el control de la acumulación.
- Cuanto más precisa sea la identificación de los elementos que integran la cartera, mejor será su capacidad de administración del riesgo y mayor su diversificación.
- Es preciso que la duración de la transacción sea limitada, es decir, que no exceda un plazo de 3 a 5 años, a fin de poder afrontar el riesgo de cambio e incrementar su flexibilidad.
- A menos que uno lo analice como una inversión (incluyendo los riesgos de rendimiento e interés), conviene centrar el foco en el riesgo crediticio (operaciones no consolidadas).
- Conviene concentrar la operatoria en el riesgo corporativo (su área de especialidad) y tomar los debidos recaudos en relación con créditos a consumidores, a menos que uno cuente con probada experiencia en este rubro.
El listado de los criterios de suscripción que antecede no es excluyente, por cierto. Debe ser ampliado y ajustado pero puede resultar de utilidad para orientar el enfoque de suscripción y definir una política en este sentido, conforme a la sed de riesgo de cada cual.
A modo de conclusión, podemos afirmar que los elementos más cruciales en este segmento de productos son los siguientes:
- Es fundamental contar con un alto grado de conocimientos técnicos.
- Es preciso contar con personal experimentado.
- Se requiere una enorme inversión de trabajo y tiempo para llevar a cabo las tareas de diseño, análisis, negociación, manejo, cotización y documentación.
- Se requiere una infraestructura adecuada que se traduce en contar con modelos actuariales y conocimientos legales, además de tener acceso a conocimientos técnicos en materia de mercado de capitales.

- Revisten particular importancia temas tales como tarifación y documentación/redacción. La finalidad de esta presentación consiste en lograr que el consumidor tome conciencia de que nuestro sector debe enfrentar el desafío de abordar futuros desarrollos sin subestimar los problemas. Sería negligente de mi parte incentivar a toda la comunidad a volcarse ciegamente a este segmento especializado. Espero que mis observaciones sirvan como pautas de orientación.

 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial