No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> RIESGOS DEL TRABAJO
Crecimiento de la Siniestralidad en las Escuelas



Los accidentes en el sector educativo no cesan de incrementarse desde 1998. El 12% de aumento calculado hasta el primer semestre del año 2000 se considera una cifra inferior a la real porque muchas provincias (y sus escuelas) no se han incorporado todavía al sistema de riesgos del trabajo y otras no discriminan al sector educativo de los empleados públicos. La Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART) dio a conocer un plan preventivo con la finalidad de contrarrestar la tendencia.


La Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART) informó que, según los datos reportados por las ART a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), entre 1998 y 2000 los siniestros ocurridos en las escuelas se incrementaron en el 12%. Asimismo, subrayó que unos 200 accidentes al año (aproximadamente el 4% del total) tienen consecuencias graves o mortales para los trabajadores. Así, en 1998 se produjeron 4.120 siniestros; en 1999, 4.519 y en 2000, 4.610, lo cual marca un continuo incremento de los casos.
Se considera que estos datos oficiales subestiman la verdadera magnitud del fenómeno debido a que son minoría las provincias afiliadas al sistema de riesgos del trabajo hasta la fecha, mientras que algunas de las suscriptas informan los siniestros en forma conjunta con los del resto de los empleados públicos.
Esto implica que los accidentes ocurridos en las escuelas cuyos empleados públicos están todavía fuera del sistema de riesgos del trabajo, no se computan en la citada estadística como tampoco aquellos que son denunciados dentro del paquete de todos los siniestros ocurridos en el sector público, sin discriminar dentro de él al ámbito educativo.
El crecimiento de la siniestralidad pone en evidencia que se han incrementado los riesgos a los que están sometidos tanto los trabajadores de la educación como los alumnos. Ello está en consonancia con el aumento de la violencia en las instituciones educativas, la falta de mantenimiento edilicio, el deterioro del presupuesto educativo y el aumento de los accidentes de tránsito en el país, los cuales se reflejan en una suba de los llamados siniestros "in itinere " (en el trayecto de una escuela a otra, para quienes trabajan simultáneamente en dos establecimientos o entre el hogar y la institución educativa o viceversa).
Los accidentes en la vía pública, de alta incidencia en todo el sistema de riesgos del trabajo, también ocupan un espacio importante en este sector ya que muchos maestros y profesores trabajan en varios establecimientos. El múltiple empleo lleva a que durante la jornada laboral el docente esté obligado a recorrer las distancias que separan a las escuelas en autos, motos, bicicletas, etc., asumiendo los riesgos que esto implica. Por tal motivo, una buena parte de los siniestros graves y mortales que enfrenta el sector sucede en la vía pública.

¿Siniestros o Desidia?

En vista de que la posibilidad de sufrir un accidente no se circunscribe a los afiliados a las ART, sino que abarca también a los estudiantes y a sus padres, la UART considera sumamente importante que toda la sociedad tome conciencia del problema.
Muchos de los llamados siniestros ocurren porque están dadas todas las condiciones para que se produzcan lesiones y/o muertes, a tal punto que la ausencia de tales hechos y no su presencia es lo que verdaderamente puede llamarse accidente, apelando a la etimología del término como "suceso eventual e inesperado ".
Una fracción de envergadura de los mal llamados siniestros podría evitarse si las autoridades educativas invirtieran en infraestructura el dinero suficiente para garantizar la seguridad de los alumnos; si la fiscalización de los establecimientos funcionara correctamente y si los directores organizaran a las instituciones que presiden conforme criterios de prevención.
Pero en lugar de encarar el problema desde su raíz, para erradicarlo, se lo ha pretendido resolver de manera cuanto menos curiosa.
En las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires, el conflicto creado a partir del incremento de los siniestros graves y mortales, y ante la circunstancia de que los directores responden frente a ellos personalmente con sus propios bienes ha motivado una extraña medida. Las autoridades de los jardines de infantes y preescolares exigen a los padres que firmen una autorización para "realizar actividades recreativas, ir a los juegos, hacer prácticas de huerta, utilizar herramientas, ir de excursión y demás" como requisito para aceptar a los niños en la institución. Mediante ese formulario, contrapuesto claramente a la Constitución Nacional, se pretende aminorar la responsabilidad que los directores, los docentes y el Estado tienen en el cuidado de los niños.
Amparándose en una presunta disposición de la Secretaría de Asuntos Legales y Técnicos del Gobierno de la Ciudad, los jardines de infantes han tomado tales autorizaciones como norma. La lógica de tal medida parece centrarse en que debido a que el Estado no garantiza a los docentes el buen funcionamiento de la institución, éstos han decidido cubrirse trasladando a los padres la responsabilidad de cuanto ocurriere a sus hijos en la escuela. Así, por ejemplo, si un niño se sacara un ojo con una de las herramientas que el docente le hace utilizar o si sufriera una lesión grave o mortal al caer de un juego, tal práctica habría sido consentida por los padres.
Pero la desidia, la insuficiencia del personal adecuado, o su falta de capacitación convierten a menudo en riesgosas actividades que podrían desarrollarse de modo seguro.
Para ello sería preciso que el Estado encarara seriamente una actividad preventiva, de formación docente, de control de infraestructura, adecuación de juegos a normas IRAM y de verificación de organización escolar eficiente para conjurar riesgos, en lugar de hacer hincapié en cómo librarse de pagar los platos rotos. Los alcances de tal disposición se agravan si se toma en consideración que muchos de los padres de los niños que asisten a las escuelas públicas carecen de la formación suficiente como para comprender los alcances del papel que se les exige firmar.

La Rentabilidad de la Prevención

En opinión de la UART, "la prevención es doblemente rentable en el caso de las escuelas. Por un lado, permite cuidar la integridad psicofísica de docentes y no docentes. Por otro, es una manera de garantizar que los niños y jóvenes tengan la posibilidad de formarse en un ambiente seguro. Adicionalmente, las escuelas constituyen un poderoso medio para introducir una cultura preventiva en la sociedad".
Por estas razones, las aseguradoras resaltan el valor estratégico de crear conciencia sobre el problema, para lo cual es preciso tomar como base el compromiso de directivos, maestros y personal no docente. Sin perjuicio de ello, también consideran importante desplegar acciones para que los alumnos y padres se involucren activamente. "Debe entenderse -sostienen- que la tarea de evitar riesgos no sólo le corresponde a las autoridades sino a toda la comunidad educativa".

Hacia una Escuela Segura Un grupo de técnicos en prevención de las ART afiliadas a la UART sistematizó el conjunto de medidas pertinentes para lograr que la educación se desarrolle en un ambiente seguro. La mayor parte de las indicaciones entrañan erogaciones mínimas de dinero comparado con el beneficio que se obtendrá de ellas. Más aún, una buena parte de las medidas para lograr instituciones de enseñanza seguras apuntan a lograr que éstas se organicen correcta y eficientemente, por lo cual no requieren inversión monetaria para su logro. Basta con que la dirección del establecimiento encamine la escuela hacia la prevención.
A continuación brindamos una guía de las medidas sugeridas.

Entorno de la Escuela
* Señalizar la calle de acceso al establecimiento con carteles indicativos "Despacio Escuela ".
* Proveer al establecimiento de accesos independientes, tanto para escolares como para vehículos.
* Exigir a las empresas que abran zanjas o pozos adyacentes, que procedan a vallarlos y señalizarlos.

Transporte Escolar
* Estacionar sobre la mano derecha de la calzada.
* No permitir que los chicos crucen por delante de un vehículo.

Patios
* Considerarlos seguros cuando no existan plantas peligrosas (como la ruda y los cactus), cuerpos extraños punzantes en la pared, vidrios o aristas cortantes, árboles de fácil acceso, tablas mal cortadas utilizadas como escalones, tacos o dados de hormigón en el piso, entre otros.
* Tapar adecuadamente, si existieran, arreglos edilicios, pozos, zanjas u otro tipo de perforación.
* Mantener en sitio cerrado y controlado por personal de la escuela todo el material para juegos, educación física y deportes.
* Revisar periódicamente los juegos como hamacas, toboganes, subibajas, etc., además de reparar sus partes rotas y detectar astillas y clavos.

Protección Contra Incendios
* Colocar mangueras hidrantes y/o matafuegos suficientes, distribuidos adecuadamente, revisados y con mantenimiento periódico.
* El personal debe estar capacitado para el uso de los elementos de extinción de incendios.
* Si se contara con salidas de emergencia, éstas deberán poseer puertas de adecuadas dimensiones (que abran hacia afuera) y equipadas con barras antipánico.
* Es necesario contar con luz de emergencia en puntos estratégicos (pasillos, salidas, etc.).
* Los depósitos o tanques de combustible empleados en calderas de calefacción o agua caliente, así como otros combustibles (solventes o gas en garrafas), estarán ubicados en un recinto cerrado y ventilado, con una apropiada puesta a tierra y la señalización " Prohibido Fumar ".
* En el recinto se colocará, como mínimo, un extintor de polvo químico triclase (ABC) de 10 kg.
* Toda la escuela debe disponer de señalización de salidas (flechas, carteles) y personal entrenado para evacuar rápido y seguro a la totalidad de los ocupantes del establecimiento.
* Practicar 2 ó 3 veces al año los planes de evacuación.

Escaleras
* Las de interior, deben contar con barandas de 0,90 m de altura y barras verticales intermedias para evitar el paso de una persona.
* Las de exterior, deben contar con una rejilla de seguridad.
* Todos los escalones deben ser iguales, con un máximo de 10 escalones entre descansos.
* Los escalones deben tener una franja antideslizante en el borde.
* Ninguna puerta se debe abrir hacia los descansos.
* Es preciso que se supriman los obstáculos.
* Los escalones deben estar secos.

Aulas
* Las puertas deben abrir hacia adentro de las aulas y contarán con mirillas transparentes.
* Las ventanas deben estar dotadas de mecanismos de cierre, cuyo acceso no sea fácil de operar para el alumnado. Tendrán vidrios bien fijados y de espesor adecuado.
* Los enchufes deben estar instalados a una altura suficiente, empotrados, aislados y con tapas.
* Los cables eléctricos deben ser tendidos por conductos empotrados, protegidos o por bandejas.
* La calefacción del aula, si es a gas, debe tener válvulas de seguridad fuera del alcance del alumnado y si es eléctrica, se debe proteger contra peligros de electrocución y quemaduras. Verificar que no haya salidas de monóxido de carbono y que las partes calientes de los artefactos estén fuera del alcance de los chicos.
* Los mobiliarios del aula no deben presentar aristas afiladas, clavos o astillas. Estarán en buenas condiciones de uso.

Bibliotecas
* Las estanterías deben estar en lugares altos y aseguradas para evitar su vuelco.
* Debe cargárselas poco para evitar el sobrepeso.
* La distancia entre los artefactos de iluminación general y los libros colocados en la última estantería debe ser, como mínimo, de un metro.

Puertas y Ventanas
* Las puertas deben tener un sector transparente para ver del otro lado.
* Debe equipárselas con goma en el extremo para evitar cortes.
* Las puertas de vidrio deben tener marcas de color.
* Las ventanas deben estar altas, fuera del alcance de los chicos y deben tener rejillas para evitar caídas.

El Personal que se Traslade en Motos o Bicicletas Debe:
* Ponerse casco.
* Usar rodilleras.
* No usar walkman.
* Tener luces, señalizadores y espejos retrovisores.
* Comprobar que el rodado esté en buen estado.
* Respetar las normas de tránsito.

Marisa C. Rombolá

*Estimado en base a datos del primer semestre

SINIESTRALIDAD ESCUELAS.ADJUNTO.doc 
 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial