No Edition Image
Suscribase y acceda
a la Edición Completa!

Buscador Temático
Usuario Registrado
usuario:...
password:

¿Olvido su Password?
 Edición de

>> THE GENEVA ASSOCIATION


Responsabilidad Civil y Seguro en Tiempos de Crisis



La percepción de la crisis es selectiva, los sistemas indemnizatorios nacionales son fragmentarios y el sector asegurador tiene un rol vital para colaborar en la búsqueda de soluciones adecuadas y a la medida, sostiene Christian Lahnstein, Consultor en Munich Re.


Los aseguradores deben entender, evaluar y reaccionar ante situaciones de crisis (ya sean reales, meramente percibidas o una mezcla de ambas) que afectan distintas ramas de negocios. Crisis personales como el cáncer o el temor de sufrirlo, o crisis en empresas como tener que retirar del mercado un producto defectuoso o que parece serlo, son para los aseguradores sucesos habituales, rutinarios y repetidos.
Pero los aseguradores también sufren sus propias crisis que pueden ser rutinarias para los reaseguradores, por lo general bien situados para observar situaciones críticas a nivel mundial. Las crisis en el conjunto del sector asegurador pueden provenir de crisis políticas (guerras, por ejemplo), económicas o financieras. La evolución demográfica genera crisis estructurales en el seguro de Pensión o -cuando se combina con la inflación médica- en los seguros de Salud o Invalidez. Y desde hace décadas se lucha con los mitos y realidades de lo que se ha dado en llamar la crisis de la responsabilidad civil en Estados Unidos. Por último, sucesos catastróficos pueden producir crisis en el seguro como ocurrió en 1842 cuando el incendio de Hamburgo llevó a la creación, algunos años después, de la primera compañía reaseguradora en la ciudad de Colonia.
Para evaluar el rol de la responsabilidad y el seguro en “tiempos de crisis” desde el punto de vista de la equidad y la eficiencia se requiere cierta claridad en dos campos aparentemente muy distintos:
 Los múltiples factores y mecanismos así como la inevitable selectividad que influyen en la percepción de las crisis;
 el hecho de que los roles de la responsabilidad civil y el seguro son modelados por diferencias históricas en cada país en cuanto a la interacción entre la seguridad social, otros planes estatales, el seguro privado y los regímenes legales de responsabilidad civil.

Percepción de Crisis
Para citar el análisis clásico de “nombrar, culpar y reclamar” (naming, blaming and claiming) , “El surgimiento y transformación de las disputas, es decir, la forma en que las experiencias se transforman en motivos de queja y las quejas en disputas, siguen en su procesamiento senderos particulares y conducen a nuevas formas de comprensión”. Niklas Luhmann, explica así estos procesos sociales: “La sociedad moderna … hace que las estructuras y, por lo tanto, también la Betroffenheiten (preocupación), dependan de decisiones… Como resultado, se crean observadores en enorme escala. Sin un conocimiento adecuado de las situaciones en que deben tomarse decisiones intentan explicar sus ‘Betroffenheiten’, haciendo referencia a decisiones tomadas por otros”.
Estos procesos de culpar y reclamar dan forma a cambios paulatinos del “estándar de diligencia debida” en la responsabilidad civil, sea con relación a iglesias en casos de abuso o con respecto a administradores y profesionales, médicos y hospitales e incluso a geólogos y sismólogos luego del último terremoto en Italia. Asimismo, en una economía global más informada y vinculada en red, involucra cada vez más a las corporaciones transnacionales en asuntos laborales, ambientales o de derechos humanos en países en desarrollo.
“El estándar de diligencia en la responsabilidad civil… puede verse como una regla universal que se aplica entre personas, empresas y organismos públicos”.
¿Qué factores impulsan los cambios de estos estándares? Principalmente se trata de avances en la regulación del comportamiento corporativo: Pautas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o la Organización Internacional del Trabajo (OIT), leyes ‘blandas’ y autorregulación como parte de las políticas de responsabilidad social y códigos de conducta de empresas, políticas gubernamentales y preferencias de inversores, todos en el marco de las buenas intenciones. Las leyes ‘blandas’ son, por definición, inejecutables. Pero cabe preguntarnos en qué punto comienzan a extenderse las diligencias en el marco de la responsabilidad civil, afectando a empresas matrices en relación a la conducta de sus subsidiarias, o a grandes cadenas comerciales y sectores industriales completos como la industria textil o alimentaria (para nombrar sólo a dos) con relación a sus cadenas de suministro.
Más interrogantes: ¿Tiene la responsabilidad civil la función de estimular la regulación, como ocurrió con los litigios medioambientales en Japón luego de la Segunda Guerra Mundial? ¿Cómo se ubica la regulación por jueces de responsabilidad civil con relación a la normativa estatal? El cumplimiento de regulaciones públicas, que pueden estar desactualizadas, no excluye necesariamente la violación de obligaciones bajo responsabilidad civil y, a la inversa, el incumplimiento de las normas regulatorias no implica necesariamente que se cometa tal violación. ¿Crea la regulación nuevos riesgos de responsabilidad civil, como sucede con los permanentes escándalos alimentarios que, aun en ausencia de cualquier riesgo a la salud pública, pueden disparar notables efectos dominó de pérdidas económicas puras? Parafraseando a Clausewitz, ¿Es la responsabilidad civil una continuación de la regulación por otros medios, como en los juicios en EE.UU. por armas, tabaco, comidas rápidas o cambio climático? ¿Necesitan las nuevas tecnologías una regulación específica (por ejemplo, para permitir el fracking en Alemania, donde fue recientemente negado)? ¿O se necesitan ambas cosas, es decir regulación específica más normas específicas sobre responsabilidad, como sucedió en Alemania y otros países con efectos prohibitivos para la tecnología verde de organismos genéticamente modificados (OGM)? Y por último: ¿Necesitan las nuevas tecnologías seguros específicos de Responsabilidad Civil? ¿Es posible excluirlas de las coberturas existentes sin un costo excesivo o complicaciones en el proceso de suscripción y manejo de reclamos?

El Rol de las Diferencias Históricas entre Países
Las reacciones legislativas selectivas ante crisis ya ocurridas son uno de varios factores que contribuyen a las junglas históricas de lo que podemos denominar los sistemas indemnizatorios nacionales.
La responsabilidad civil y el seguro de Responsabilidad Civil por el lado del responsable y el seguro directo por el lado de la víctima son los principales componentes de estos sistemas de indemnización que se desarrollaron durante largos períodos de tiempo y rara vez se diseñaron o implementaron como tales. Por ‘seguro directo’ entendemos seguros privados propios como los de salud o sobre bienes, y toda clase de seguros sociales y otros sistemas públicos de indemnización. La responsabilidad civil y los sistemas de seguros directos se desarrollan en su mayor parte paralelamente pero en forma independiente.
Un aspecto es la protección de la víctima: ¿Deben tener los trabajadores privilegios con relación a los no trabajadores, las víctimas de terrorismo con relación a las víctimas de otros actos violentos o las víctimas de tránsito (o de cierto tipo de catástrofes) con relación a las víctimas de otros accidentes? En estos casos, pueden utilizarse la responsabilidad civil o sistemas de compensación estatal creados luego de ocurridos los hechos para llenar vacíos en los seguros directos? Puede ser discutible (especialmente con relación a desastres naturales o ataques terroristas) la disposición de los gobiernos a gastar dinero en compensaciones especiales creadas luego de ocurridos los hechos y su falta de disposición a invertir en planes sustentables de indemnización que se anticipen a los hechos. Los planes de indemnizaciones especiales pueden verse como una buena respuesta cuando se trata de indemnizar grande siniestros considerados como sucesos históricos irrepetibles. Pero en tiempos de escasez de dineros públicos, pueden ser preferibles las soluciones con seguros obligatorios ex ante.
Otro aspecto es la interacción de los componentes de un sistema: La interacción dentro de los seguros directos (salud, pensiones, accidentes laborales, planes gubernamentales) y la interacción entre seguros directos y de responsabilidad civil (acumulación de beneficios o deducción con sin subrogación). En cuanto a la subrogación cuando los recursos son limitados, cabe preguntarse quién tiene prioridad. ¿Por qué, en el caso de los ataques del 11 de septiembre de 2001, tuvieron los aseguradores de incendio el privilegio de subrogarse contra las líneas aéreas y sus aseguradores de Responsabilidad Civil, y no lo tuvieron el Estado Federal (que financió el fondo de indemnización a las víctimas), los aseguradores de accidentes laborales o los rescatistas que aún no han sido indemnizados? Estos componentes del sistema interactúan en diferentes formas y producen dentro de cada país junglas de indemnización históricas y, a veces, faltas de coordinación. En consecuencia, también hay pocos o ningún intento de armonización internacional, ni siquiera dentro de la Unión Europea.
Esto resulta en una gran variedad de situaciones que afrontan los aseguradores durante el proceso de “regatear” sobre la atribución de riesgos. Consciente o inconscientemente, los aseguradores toman decisiones y se expresan a través de sus operaciones comerciales, exclusiones, segmentación de categorías de riesgo, estructuras tarifarias y todas las demás técnicas e instrumentos del seguro, definiendo quién recibe cuáles beneficios del seguro, quién los paga y bajo qué condiciones. Su rol varía: observador, operador activo o simplemente pagador. Veamos algunos ejemplos históricos.
Asbestos: por qué es tan distinta la historia de EE.UU.
Hasta ahora los aseguradores estadounidenses han pagado unos USD 50.000 millones y aún tienen reservados alrededor de USD 30.000 millones más. Las características más llamativas (que difieren del resto del mundo) no son la bien conocida importancia del derecho estadounidense de responsabilidad civil, sino la ausencia de ambas cosas, el seguro de Accidentes de Trabajo y la Responsabilidad Civil del empleador: una cierta tradición de los tribunales de EE.UU. de ni siquiera discutir (en casos de responsabilidad por productos) ninguna intervención de empleadores negligentes; la ausencia de intervención estatal; y el hecho, casi nunca respaldado con argumentos, de que las normas de los códigos de edificación (en la totalidad de los tres o cuatro niveles de gobierno) establecían específicamente el uso de asbesto para garantizar que ciertos productos fuesen resistentes al fuego. Para citar a Rachel Maines: “La socióloga científica, Sheila Jasanoff, nos dice que ‘una gran narración es una historia irresistible y frecuentemente repetida sobre cómo funciona el mundo que se apodera de nuestra imaginación y modela la forma en que percibimos la realidad, así como nuestras posibilidades de acción colectiva’. La gran narración de los juicios por asbestos, de la que encontramos versiones en Internet en los sitios de cientos de abogados litigantes, tuvo en éxito espectacular desde 1973 para generar miles de millones de dólares para demandantes, abogados y peritos”.
El Caso de Love Canal - Una Enfermedad Fantasma que Impactó en la Legislación
La política medioambiental es un proceso de aprendizaje sin fin con prioridades siempre cambiantes - el cambio climático hoy, la contaminación de suelos en los años ‘80 y ‘90. La legislación “Superfund” de 1980, que creó responsabilidades para financiar la limpieza de tierras contaminadas, ha sido criticada como demasiado estricta, ineficiente y plagada de elevados costos transaccionales. Tomó desprevenidos a los aseguradores de Responsabilidad Civil y hasta ahora les ha costado casi USD 30.000 millones en siniestros pagados más otro tanto en reservas de siniestros pendientes. La legislación que creó el Superfund fue muy influenciada por el escándalo de Love Canal a fines de la década del 70. Love Canal era una zona residencial construida sobre lo que había sido el vertedero de residuos de una empresa química. Los residentes temieron que los desechos químicos enterrados hubiesen vuelto a la superficie. El escándalo alcanzó dimensiones dramáticas con la evacuación de mujeres embarazadas y niños pequeños y luego de cientos de familias. El estudio de caso realizado por Cass Sunstein muestra que el escándalo de Love Canal fue una “burbuja” sin que prueba alguna de daños o amenazas a la salud. Simultáneamente cabe mencionar que sin duda ha habido y toda hay problemas serios en comunidades de clase baja en sitios contaminados, y no sólo en EE.UU.
Telefonía Móvil
Luego que innumerables estudios realizados sobre artefactos domésticos y líneas eléctricas de alta tensión no demostraron la existencia de riesgo alguno, el debate dado en los últimos años sobre los CEM (Campos Electromagnéticos) se ha centrado en los teléfonos celulares, y un público alarmado demanda una creciente reducción de los límites de exposición. Los operadores podían permitirse hacerlo porque distraía la atención de sus sistemas de tarifación a veces muy extraños. Por otra parte, no calmaría en modo alguno a las comunidades sufrientes involucradas, sino que por el contrario confirmaría sus sospechas y desacreditaría los límites vigentes. En consecuencia, también tendrían que reducirse los límites para los artefactos domésticos aunque nadie lo considere necesario, probablemente con razón. Desde el punto de vista de los organismos de regulación tal prevención es cuestionable: La regulación sufriría una pérdida de autoridad. Los aseguradores deberían señalar esta falta de coherencia y no intensificarla centrándose también ahora en los teléfonos celulares. De todos modos no se sintieron tentados hasta ahora de entrar en negociaciones sobre indemnizaciones, como ocurrió en algunos otros casos de enfermedades no objetivables como el latigazo cervical en seguros de responsabilidad civil para automotores, enfermedades sicosomáticas en seguros de invalidez y las transacciones masivas en el contexto de responsabilidad por productos farmacéuticos.
El Mundo Emergente de la Tecnología Informática - Ascenso y Caída de la Lesión por Esfuerzos Repetitivos
Un torrente de reclamos de trabajadores administrativos en Australia casi causó la quiebra de los aseguradores de riesgos laborales. ¿Qué causó la proliferación de esta epidemia a comienzos de la década del 80 y su reducción con igual rapidez pocos años después? Algunos de los motivos que se dieron: Nuevas tecnologías combinadas con una nueva organización del trabajo y la sospecha hacia las empresas multinacionales (“desprenderse de teclados fuera de moda”), los criterios de indemnización más liberales en los seguros de riesgos laborales y el cambio de conceptos médicos, así como las nuevas campañas del gobierno laborista y los sindicatos a comienzos de los ‘80.
En consecuencia amainaron los juicios cuando se tomaron las siguientes medidas: inversión en ergonomía combinada con menores cargas de trabajo, menores indemnizaciones y mayor escepticismo de los médicos, así como una contra-reacción social hacia la epidemia. Los medios informativos siguieron estrechamente ambas etapas de ascenso y caída impulsando y luego desacreditando esta cuestión.
Los dos aspectos que hemos descripto brevemente -una comprensión de las formas siempre variantes en que las sociedades perciben y abordan las crisis, y una comprensión de los distintos mecanismos compensatorios nacionales a lo largo de la historia- son tópicos que necesitan la particular contribución de los aseguradores de Responsabilidad Civil. Debido a sus dos principales características (largo tiempo de resolución de siniestros y cobertura de todo riesgo) el seguro de Responsabilidad Civil ampara en principio toda clase de daños personales, daños materiales, pérdidas pecuniarias y perjuicios medioambientales. Por ello los aseguradores de Responsabilidad Civil deben tratar de evaluar un amplio espectro de desarrollos tecnológicos, económicos y sociales de largo alcance muy variables. Los aseguradores de bienes pueden nutrirse, por ejemplo, con datos científicos sobre catástrofes naturales. Los aseguradores de responsabilidad deben emplear otros métodos para observar y entender los cambios sociales, tales como los cambios en los estándares de diligencia y la interacción de sucesos sociales y legales.
Una mayor comprensión de las fortalezas y debilidades de los distintos sistemas nacionales de indemnización combinada con la experiencia de conjuntos históricos de reclamos deberían hacer posible generar un inventario de sistemas y casos reales que ayudaría a brindar soluciones de seguro y de responsabilidad civil adecuadas y a la medida cada vez que se necesiten compensaciones en situaciones de crisis.

Traducción: Mauricio Kitaigorodzki.


 
Nota de tapa - Vida y Retiro - Index - Congresos - Seminarios - Seguros de Crédito - Riesgos de Trabajo - Seguros de Personas - Internacional - Reaseguros - Bancaseguros - Entrevistas


> Seguro Total
> Reactions
> EMTS

Revistas Internacionales Estadísticas Capacitación Ediciones Anteriores Novedades Misceláneas Internacionales Entrevistas Congresos Productores y Asesores Reaseguros AFJP Salud Vida y Retiro Seguros Generales Riesgos Agrícolas Crédito y Caución Riesgos del Trabajo Automotores Nota de Tapa Publicidad Quiénes somos Proyectos de Ley Suplemento de Legislación Actualidad Internacional Panorama Latinoamericano Actualidad del Mercado Productos y Servicios Agenda Internacional Indicadores Económicos Editorial